La Cumbre Mundial de la Salud tendrá lugar del 27 al 29 de octubre de 2019 en Berlín

La Cumbre Mundial de la Salud es uno de los más importantes encuentros internacionales sobre cuestiones de salud global. Hemos hablado con su Director, el Dr. Jörg Heldmann, sobre la conferencia y la participación del mundo hispanohablante

Aviso de bienvenida a la Cumbre Mundial de la salud en Berlín.(Imagen cortesía del WHS).

Hispanovisión: Doctor Heldmann, en pocas palabras, ¿de qué se trata la Cumbre Mundial de la Salud?

Dr. Jörg Heldman: Se trata de reunir a expertos de todas las áreas para mejorar la salud mundial. Hay muchas personas y organizaciones cuyo trabajo tiene un impacto en la salud de las personas, no solo los trabajadores de la salud, sino también los políticos, las empresas, las organizaciones no gubernamentales y, por supuesto, los científicos. Creemos que reunir a todos estos actores es clave para encontrar soluciones a los problemas más apremiantes en la salud global. Solo entonces pueden combinar su diversa experiencia, coordinar acciones y aprovechar al máximo los limitados recursos.

H.: Cuéntenos un poco sobre la historia de la Cumbre Mundial de la Salud.

J.H.: La Cumbre Mundial de la Salud se fundó en 2009 por la celebración del aniversario número 300 de la Charité Berlín, una de las clínicas universitarias más grandes de Europa. Fue un enfoque completamente nuevo para reunir a expertos de diferentes campos. La demanda resultó ser grande: desde entonces, la conferencia ha crecido constantemente. En el año 2018 hemos celebrado nuestro décimo aniversario. Este año esperamos a 300 oradores y más de 2,500 participantes de más de 100 países.

H.: ¿Qué importancia tiene esta cumbre en el contexto global?

J.H.: El desarrollo en esta área es muy satisfactorio, los gobiernos y las organizaciones internacionales son cada vez más activos en la salud mundial. Tanto para las personas como para las sociedades, nada es más importante que la salud. Decimos que la salud es más que medicina, nadie lo discute, pero la validez de esta declaración se ha vuelto cada vez más evidente en los últimos 10 años entre otras debido a la propagación de enfermedades no transmisibles, que a veces se remontan al estilo de vida de las personas y otras veces a las influencias ambientales y socio-económicas. Si pretendemos un éxito duradero, la ciencia, la política, la sociedad civil y el sector privado deben trabajar en conjunto. Entonces podemos estar orgullosos de ofrecer una plataforma reconocida e internacionalmente relevante para esto.

H.: ¿La conferencia tiene un tema específico este año?

J.H.: Nosotros tenemos a propósito un programa muy diverso. El objetivo es reunir los diferentes temas y las comunidades correspondientes. Estos abarcan desde la investigación biomédica fundamental, hasta aspectos regulatorios, desarrollos tecnológicos y los efectos del conflicto y la migración. Sin embargo, cada año hay algunos temas que están más en primer plano. Por ejemplo, este año es un tema muy importante el del cambio climático, pero también se trata de la atención médica global, la salud digital y las enfermedades tropicales que han sido desatendidas.

Dr. Jörg Heldmann, Director de World Health Summit (Imagen cortesía de WHS)

H.: ¿Por qué y cuándo decidió trabajar para la Cumbre Mundial de la Salud?

J.H.: Llegué a la Charité hace casi ocho años y pude ayudar a construir la marca «World Health Summit», nuestras enormes redes y sus estructuras. Es muy gratificante ver lo que se ha hecho en los últimos años en el campo de la salud global en Alemania, en Europa e internacionalmente. Las jóvenes generaciones están inmensamente entusiasmadas con un tema tan humanitario y la cooperación internacional e interdisciplinaria que este requiere. Es muy agradable si a uno se le permite hacer un trabajo que tiene un sentido. Y, por supuesto, cuando uno ha tenido estupendos jefes como es mi caso con el Prof. Detlev Ganten y el Prof. Heyo Kroemer.

H.: ¿Cómo se ha desarrollado la participación del número de hispanohablantes en los últimos once años?

J.H.: Estamos orgullosos de que la participación del mundo de habla hispana haya aumentado con los años. Especialmente este año, pues esperamos las contribuciones de varios oradores muy importantes de América Latina. Por ejemplo, la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell Barr, quien hablará sobre igualdad de género, y el ministro de salud paraguayo, Julio Daniel Mazzoleni Insfrán, sobre cómo se pueden mejorar los sistemas de salud. Toda la información y actualizaciones están en nuestro sitio web y en el programa.

Sin embargo, en la Cumbre Mundial de la Salud los descansos también son tradicionalmente importantes: allí los participantes tienen la oportunidad para discutir con los oradores y conocerse. Han surgido innumerables colaboraciones en la Cumbre Mundial de la Salud.

Póster oficial de la invitación a la Cumbre Mundial de la Salud (World Health Summit 2019).

H.: ¿Qué contacto ha tenido usted con el mundo de habla hispana aparte del de la cultura general?

J.H.: Como parte de mis estudios, pasé un año en Montevideo, Uruguay, en la universidad y luego nuevamente durante unos meses en La Habana, Cuba, por una estancia de investigación. Me siento muy unido con América Central, América del Sur y con el Caribe.

H.: Todos los proyectos generan críticas y aprobación, pero ¿ha recibido alguna crítica la Cumbre Mundial de la Salud? Si es así, ¿por quién y con qué argumentos?

J.H.: La crítica constructiva es generalmente algo bueno. Todos en la Cumbre Mundial de la Salud tienen un objetivo común: mejorar la salud mundial. Los caminos allí pueden ser diferentes, no obstante allí las diferentes áreas pueden beneficiarse de nuestra visión. Incluso tienen que hacerlo, porque ni la política, ni la sociedad civil, ni la ciencia ni la economía pueden hacerlo solas. La colaboración lo es todo. Nosotros queremos, por ejemplo, que las compañías con ánimo de lucro puedan dedicarse a delinear un mundo más saludable. Este año son los factores económicos determinantes de la salud y las posibilidades de cómo la salud pública y la economía pueden cooperar de buena manera es explícitamente uno de nuestros temas.

H.: Además de la Cumbre Mundial de la Salud, se celebran reuniones regionales todos los años. ¿Cuáles son los objetivos?

J.H.: Cada año en cada primavera hay una reunión regional en otro lugar del mundo. Estas conferencias son organizadas y efectuadas por miembros de la Alianza M8.

La Alianza M8 es la red académica de la Cumbre Mundial de la Salud con 25 universidades líderes, centros de salud y todas las Academias Nacionales de ciencias de todo el mundo. La salud es de hecho un desafío global que afecta a personas de todo el mundo. Al mismo tiempo existen diferentes regiones con diversas prioridades de salud. En las reuniones regionales de la Cumbre Mundial de la Salud, estos temas locales y regionales quedan en un primer plano. Los miembros de la Alianza M8 aportan aquí su experiencia académica y perspectiva regional; el próximo año será en el continente africano por primera vez del 27 al 28 de abril de 2020 en Kampala, Uganda.

Deja un comentario